Cuando Nacimos

Como toda buena historia tiene sus inicios en algo pequeño, que de a poco va creciendo con el tiempo, el Hotel y Cabañas Tyndall no es menor en este aspecto, por ende, querido visitante le damos una pequeña biografía de cuando nació nuestra historia.

Todo parte en 1998, cuando un hombre visionario, Don Cristian Bore Pineda, vio en estas tierras un lugar de descanso para las personas, disfrutando de la naturaleza virgen, un lugar donde el visitante tendría un descanso reponedor y a la vez se desconectaría del mundo urbano al cual estamos acostumbrados. Por ende la primera piedra fue colocada en 1998 y comenzó a operar durante la temporada 1998-1999.

Todo inicio es difícil pero no imposible. Con el tiempo. La primera parte del  Hotel se comenzó a formar desde Temuco, en una empresa encargada de la construcción de paneles prefabricados para traerlos a través de balsas (la primera parte se hizo por tierra) ya que por aquel entonces no existía aun conectividad por tierra o bien era muy endeble; por lo mismo se realizo el acarreo de materiales a través del mismo río que conectaba a la hostería. 

El armado del Hotel llevo alrededor de 6 meses de intenso trabajo, en condiciones ambientales que de repente eran irregulares, como se esta en clima de montaña, y por aquellos años, el invierno era mas crudo que actualmente. La nieve, viento y lluvia reinante dominaba la mayor parte del tiempo, pero no hizo que el sueño de tener un lugar de ensueño para las personas se viniera abajo, se continúo a toda marcha, hasta su terminación.

Luego vendría la ampliación en el año 2005, pero en base a Metalcon, para mayor realce de la hostería. Este trabajo contrajo a su vez 1 año en su construcción, la cual le dio el tamaño que tiene actualmente la hostería.

Cabe señalar que el mismo terreno que se encuentra el Hotel Tyndall, la comparten 9 cabañas las cuales han ido evolucionando con el tiempo tanto en estructura como en características propias de cada cabaña.

Sin lugar a dudas, cuando, usted visitante, acceda a las bondades de esta tierra maravillosa se encontrara con un entorno de ensueño, ya que lo que predomina en estos lugares es la paz impagable que no se encuentra en la ciudad, y que mejor frente a la 8º maravilla del mundo, Las Torres del Paine, desde nuestro lugar estratégico puede apreciar toda la cordillera Payne, y con eso ya es mas que suficiente para olvidar por un momento la urbe de donde provenimos. 

Hotel Tyndall